Alex Camacho comenta

El coronavirus en nuestro futbol americano

“Quédate en casa, para que juegues mañana”.

28/3/2020

Este es un momento sin precedentes en nuestra historia. La pandemia de COVID-19 está afectando la salud de nuestros seres queridos, las empresas en las que trabajamos, la salud de la economía global y nuestra vida diaria. A medida que todos seguimos enfrentando estos desafíos únicos y cambiantes, queremos que todos seamos conscientes de esta amarga pesadilla y contribuyamos a que pronto termine.

Ante esta grave emergencia sanitaria, que está siendo enfrentada por especialistas en la materia por parte de nuestro país y no por políticos -como sucedió hace años- se está afrontando con acciones y recomendaciones bien estudiadas y planificadas; donde se ha dado la confianza a la ciencia y la técnica de la salud pública para tomar decisiones. “No queremos un remedio más costoso en términos sociales que la propia enfermedad. El tiempo es fundamental. Ahora que tenemos pocos casos, en comparación con otros países, no podemos perder este momento único de implementar las medidas de mitigación comunitarias sin afectar irremediablemente a las economías familiares más desprotegidas”. Han expresado nuestras autoridades.

Así como hay en nuestro medio ‘coaches de tribuna’, que son supuestos expertos en todo; así sucede ahora con esta pandemia, pues nomás hay que leer en las ‘benditas redes sociales’, las opiniones de la ‘comentocracia’ con epidemiólogos de bolsillo y de ‘expertos’ en política-económica; además del ataque pertinaz de los ahora denominados comunicadores ‘carroñeros’, que critican por default cualquier acción sobre cómo hacer frente a la propagación de este virus y de las medidas en materia financiera y de apoyo social por parte del gobierno federal, que curiosamente estos personeros (as) eran los principales beneficiados del ‘chayote’ en tiempos de EPN y regímenes anteriores. Y que, decir de ex presidentes y políticos, que en vez de solidarizarse, atacan y cuestionan todo. Calma señores, estamos –según mi punto de vista- en buenas manos de reconocidos especialistas sobre la materia. Aunque es el mismo virus, los países son distintos en sus condiciones generales (económicas, políticas y sociales). Además, en que el tiempo de la propagación del virus se ha presentado con una temporalidad distinta y de la estrategia y medidas empleadas, pues algunos países se les cayó el mundo encima por aplicar tardíamente medidas preventivas y como dirían, ‘después del niño ahogado, quieren tapar el pozo’. Yo opino, démosle nuestro voto de confianza y el tiempo nos dirá, si fueron correctas sus políticas y estrategias empleadas.

Ahora que, entramos de lleno en la Fase 2 de esta Pandemia, hay que seguir al pie de la letra, las indicaciones que se han emitido; sobre todo con la gente de la tercera edad, donde su servidor se incluye y como dice el slogan: Quédate en casa. Con todo corazón deseo que esto termine pronto, pero mucho de ello, depende de TODOS NOSOTROS. Está en nuestras manos frenar la propagación del COVID-19. Todos, incluidos los jóvenes y las personas sanas, debemos evitar las reuniones sociales multitudinarias en estos momentos y salidas a la calle innecesarias. Mantente al día de las recomendaciones de salud pública.

Pues bien, las indicaciones expresas, hicieron parar a nuestro deporte y a otros más, donde las ligas de todo el país, en todas las modalidades, suspendieron sus torneos de primavera. Veamos esta situación:

Indudablemente, el aplazamiento de los diversos torneos tanto los que están en proceso, los que apenas comenzaron, los que iban a iniciar y los próximos para el verano; va a generar costos deportivos y económicos muy importantes, por lo que, las Ligas deben analizar en su seno las consecuencias de esta decisión histórica en este deporte, debido al coronavirus. La postergación de estas justas, representa un desafío logístico mayor para los organizadores, cuando las nuevas fechas de su posible reinicio no han sido fijadas todavía. Antes que nada, deben asegurarse que los problemas a los que nos enfrentamos pueden ser solucionados, uno por uno, precisando decisiones tan pronto como sea posible.

El regreso a la normalidad, estará en función seguramente, del desarrollo de la pandemia y se deberán de realizar los ajustes necesarios para aminorar el impacto o en su defecto, la cancelación de los torneos, si esto se extiende más tiempo.

Pensamos que los costos adicionales generados (por el aplazamiento) van a ser muy importantes, en los terrenos deportivos y económicos como a continuación les exponemos, analizando preferentemente a las ligas con torneos primaverales de la zona metropolitana y de algunas regiones del país:

En el ámbito deportivo, algunas ligas (FADEMAC, OFASE y ONEFA), se encontraban casi en su primera mitad, el desarrollo de sus torneos primaverales, preferentemente de juveniles e intermedia y en el caso de la OFASE, también de flag y algunas categorías de infantil. Todas estas ligas tenían programados, terminarlos en la primera quincena de mayo. Repito, cualquier medida a tomar estará en función del desarrollo y atención de esta emergencia médica; pero suponiendo que, de acuerdo a la estimación inicial en que se pudieran reanudar dichos torneos en la tercer semana se abril, tendrían que ajustar su calendario para terminar su fase regular y desde mi punto de vista, suprimir la postemporada y declarar campeón al mejor clasificado en el standing.

Otras ligas como FACIMEX, OFAMO y la misma ONEFA con su juvenil de Primavera, estaban iniciando sus torneos y esta interrupción les altera totalmente sus planes y como se mencionó en el mejor de los casos, si se llegará a levantar esta suspensión tendrían tiempo de ajustar su calendario y cabría también la recomendación o bien de recortar fechas regulares y su postemporada y declarar campeón al mejor rankeado en la tabla clasificatoria. Otras como el interligas CONA-ARMFA, en apenas de negociación de su calendario de juegos, deberá tomar una decisión o lo posterga o lo cancela.

Pero el problema se agudizaría enormemente si esta contingencia sanitaria se extiende a más del mes de abril (lo que parece más probable) y posiblemente todos los torneos se llegarán a cancelar. Pues la mayoría de ligas declararían desiertos estos eventos. Y aquí vendrían las consecuencias económicas (sobre todo en los torneos recién iniciados o por iniciar), pues los equipos tanto de instituciones educativas y clubes que suponemos ya pagaron sus cuotas de inscripción en sus respectivas ligas, tendrían el derecho de solicitar su devolución o negociar con ellas como pago anticipado para futuros torneos en otras categorías o bien para el siguiente campeonato. Además, dicha problemática se recorre al interior de los equipos con los padres de familia con similares consecuencias, pues tendrían que convenir la devolución de su cuota o bien su utilización para futuros torneos.

Su efecto, rebota de igual manera para los torneos de Infantiles, que en estos momentos ya se encuentran en pre temporada y fecha próxima para equiparse, que es generalmente en mayo. Queda, según mi opinión, adelantar ese equipamiento, ajustar el calendario de juegos, suprimir scrimmages y postemporada y declarar campeón al mejor colocado en la tabla, pues estarán encimados los eventos con los calendarios escolares en su etapa final. Indudablemente alterará los torneos otoñales y los programas de liga mayor.

Reitero, el efecto y situación se extiende a todas las ligas de diferentes modalidades como Flag, Arena, Femeniles equipadas y Master. Caso especial con las ligas ‘profesionales’ como LFA y FAM, cuya repercusión importante será en el terreno económico con sus patrocinadores, televisoras, etc. En el caso de los jugadores, es más angustiante su situación, pues simplemente: ‘No juegas, no cobras’; aunque sabemos los ‘sueldazos’ que cobran (entre 1,500 y 3,000 pesos por juego participado) pero muchos de ellos tienen un trabajo principal, también son afectados y no se diga sus coaches pro.

Claro, de igual forma hay un importante daño colateral con actividades ligadas al football americano como los proveedores de uniformes e implementos deportivos, ayudas económicas a los coaches y asistentes en muchas categorías, vendimias en los campos de juego y que decir del mantenimiento y gastos generales, sobre todo en los clubes.

La FMFA, debe reconsiderar, dada la situación actual y futura, suspender este año, la realización de los torneos nacionales U15 y U17; sería una decisión prudente.

Y eso es todo por hoy, no olviden leer un buen libro y si pueden hacer ejercicio, háganlo, es una buena combinación para disfrutar de la vida.

Se despide su amigo de siempre… Alex “Indiana” Camacho

*Sé generoso y comprensivo, que nadie venga a ti sin que pueda irse mejor y más feliz*

El Alex está a sus órdenes en el e-mail: alexcamachor@yahoo.com.mx, me dará mucho gusto y placer recibir sus amables comunicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *